¡Cuidado con estas palabras!

¿Alguna vez has ido a una farmacia en el Reino Unido buscando un equivalente al Frenadol, y te han dado un laxante? “¡Qué barbaridad!” decís. “¿Cómo van a recetar un laxante para un constipado?”.

Pues cuidado, porque si le dices a un inglés que estás “constipated” va a entender que estás taponad@, pero no precisamente por la nariz — ¡”constipated” significa estar estreñido!

Hay muchas más parejas de palabras en inglés y en castellano que pueden ser una trampa. Son los llamados “false friends”, las palabras que nos suenan familiares y conocidas, pero que esconden una trampa.

Para ver por la mañana, no es conveniente ponerse “lentils” los ojos: no son lentillas, ¡son lentejas!

Todo profesor de inglés de colegio oye varias veces a la semana la excusa de que algún alumno no puede entregar los deberes porque se los ha dejado en la alfombra (“carpet”); pero eso no es nada comparado con las quejas de que “Teacher, Teacher, Iván is molesting me…”. Es una acusación muy seria, ya que “molest”  en inglés implica tocamientos sexuales, no solo una molestia sin mayor importancia.

 

Los angloparlantes no se libran de esto. tampoco. Para nada.

Hay quien se queja de que la comida hoy en día está llena de preservativos (“preservatives” significa conservantes, en inglés), o te explica que está muy embarazad@ (“embarrassed”) en vez de muert@ de vergüenza — esto no lleva a una disminución del nivel de ridículo.

¿Qué clase de preservativos llevará esto?

¡Y no veas la gracia que le hará a los estudiantes cuando un turista entre en un bar de Madrid a pedir un bocadillo de tuna!